A menudo me encuentro con la necesidad de evaluar posibles proyectos en los que se hace una apreciación muy ingenua de la dificultad y esfuerzo que cuestan desarrollar ciertas cosas.

Estamos en un momento en que cada día aparecen nuevas apps, nuevos servicios, otros cierran y los medios de comunicación muestran continuamente el éxito millonario de la startup de moda.

Sin embargo, se obvia el enorme esfuerzo y la extraordinaria complejidad que hay detrás de cualquier aplicación que medio funcione, a nivel empresarial, organizativo y financiero.

Hay tres compañías que me gustan mucho y que sigo desde hace tiempo: Doodle, Etsy y Cloudinary.

Por si no los conoces, Doodle es una startup alemana cuya aplicación facilita la creación de eventos, tanto personales como corporativos.

Por su parte, Etsy comenzó hace muchos años cuando solo unos pocos hablaban de economía colaborativa; es un portal que permite vender a artesanos de todo el mundo sus productos a cualquier cliente que se encuentre en cualquier parte. Tú haces el producto, ellos se encargan de mostrarlo y de solucionar la logística de pagos y de transporte hasta el cliente que lo compra. Conozco a gente cercana que se gana su dinerillo con Etsy. Para mí un ejemplo a seguir por ese sesgo que tiene de favorecer la economía colaborativa.

Y, por su parte, Cloudinary es un servicio que montaron unos desarrolladores hartos de tener que tratar continuamente con el problema de la gestión de imágenes en sus proyectos. Ofrecen un servicio por el que una aplicación sube las imágenes que utiliza y Cloudinary se encarga de ofrecer mediante una sintaxis basada en la url de devolverla manipulada según tus necesidades, entre otras cosas, actuando también con CDN.

Tres servicios, en mi opinión, muy útiles y hasta ahora con éxito.

Doodle logo
Etsy logo
Cloudinary logo

Pero, ¿qué tienen en común y por qué estoy hablando de ellos?

Lo que no se aprecia es que detrás de esos servicios no hay dos frikies trabajando en un garaje hasta las tantas de la noche para hacerlos funcionar, sino equipos con un montón de personas para que todo siga en marcha. Y no hablo solo de perfiles técnicos (front-end developers, Q&A engineers, etc.), sino también accounts managers, CEOs, marketing & community managers, etc.

En concreto, en los siguientes enlaces se puede ver algo de información sobre los equipos de Doodle, Etsy y Cloudinary:

  • El equipo de Doodle está compuesto de más de treinta personas, con roles que van desde product managers, hasta ingenieros iOS juniors.
  • ¿Cuántas personas crees que trabajan y permiten hacer que funcione Etsy? Échale un vistazo a la web, a sus servicios. Pues bien, más de cien personas colaboran para hacer posible que una idea como Etsy.com funcione en todo el mundo.
  • Cloudinary ha sido para mí una gran fuente de inspiración, porque ya hace años me di cuenta de lo recurrente que es en los proyectos la gestión de las imágenes. Ellos lo han resuelto de una forma extraordinaria, ofreciendo un servicio de alojamiento y de CDN genial. Unas sesenta personas dan vida a Cloudinary, nada más y nada menos.

Hace un tiempo oí quejarse a alguien que usaba los cupones de Groupon por el tipo de comisión que se llevaban... Esta persona me decía que "total, eso es una web y ya está". Pues sí, ves el servicio en forma de web y también como aplicación móvil en el mejor de los casos, pero detrás existe una infraestructura software y hardware que le permite funcionar en todo el mundo, con legislaciones diferentes, distintos idiomas, una enorme cantidad de datos a tratar, etc.

De modo que cuando me tengo que encargar de evaluar una de esas propuestas felices que pretenden hacer rico a más de uno en dos días, simplemente, sonrío y me armo de paciencia.

Comparte esta entrada...

¿Por qué leer El Libro Negro del Programador?

Adquirir desde:
Amazon (kindle eBook / papel)
CreateSpace (papel)
PayHip (epub / mobi / pdf)

El libro negro del programador.com
Segunda Edición - 2017

Archivo

Trabajo en...