Quizá estamos pasando una época en la que el mismo concepto de éxito se está redefiniendo de una manera totalmente distinta. Hasta hace bien poco, se consideraba una persona de éxito aquella que económicamente ha conseguido reunir una gran fortuna o patrimonio (sin importar la forma), una empresa de éxito aquella que ha crecido con dos dígitos porcentuales de año en año (sin importar la satisfacción laboral de sus ejecutivos, empleados y clientes), una familia de éxito aquella que vive rodeada de comodidades y maravillosas vacaciones en hoteles con todo incluido (sin importar tampoco la falta de conexión entre sus miembros), por poner algunos ejemplos. Al mismo tiempo el downshifting laboral comienza a ser un fenómeno cada vez más común.

¿Y qué demonios tiene esto que ver con el desarrollo de software?

Como en cualquier otra actividad profesional proyectamos en ella muchos defectos y virtudes que heredamos de nuestra vida diaria, aunque la relación no la veamos directamente.

Recientemente El Libro Negro del Programador ha recibido un comentario bastante elogioso desde Amazon.com y que, con permiso de su autor (al que agradezco profundamente), copio y pego a continuación:

"Lectura indispensable para los que nos dedicamos a la programación porque trata temas esenciales en cuanto a la productividad, la eficiencia, la calidad del software y el manejo del tiempo. La gran ventaja de este libro es que no es un libro mas sobre teoría de la ingeniería de software, sino que el autor aporta la gran experiencia que tiene y acierta en la solución los problemas a los que nos enfrentamos los desarrolladores a la hora de afrontar proyectos de desarrollo, explica con detalle cuáles son las malas prácticas que llevan al fracaso de los proyectos y plantea soluciones efectivas. Un punto clave que platea el autor es la importancia de nuestra profesión en el contexto actual mostrando las ventajas de ser un buen profesional del desarrollo, estas ventajas las muestra presentando un panorama muy positivo con grandes expectativas en el entorno productivo."

Para mí que el éxito se tiende erróneamente a asociar más al efecto que a la causa que lo provoca y de ahí que cometamos recurrentemente el error de embarcarnos en un proyecto sólo por su remuneración económica (vale, vale, ya sé que la pasta es importante, pero ni mucho menos es lo único), o ser amable con alguien para conseguir algo de esa persona, o apuntarnos a un intenso programa de ejercicio para adelgazar esos kilos de más, etc.

¿Somos los mejores profesionales que podríamos llegar a ser?

¿Aportamos valor realmente a la compañía para la que trabajamos o a los clientes que nos pagan los honorarios? ¿o nos limitamos a hacer lo que nos dicen y nada más y no sabemos tomar la iniciativa en ningún asunto?

Se usa a menudo la expresión aportar valor pero en la mayoría de las ocasiones sólo queda como un simple titular de promoción interna en los departamentos de recursos humanos. Queda muy bien, pero realmente no se cambia absolutamente nada para que exista una cultura corporativa que promueva el valor, el talento y la proactividad. Veo demasiada gente hablando de proactividad pero actuando muy poco proactivamente: decimos una cosa pero después hacemos otra totalmente distinta. A mí esto me suena al principo de la locura.

No sabremos aportar valor en nuestro entorno si no invertimos en nosotros mismos. Es, de hecho, la mejor inversión que podemos hacer.

Quizá nos han educado para buscar un empleo del que vivir, trabajar en algo con lo que ganarnos la vida y pagar las facturas a final de mes. Quizá, digo, no pusieron durante nuestra educación el énfasis necesario para que siempre busquemos trabajar en algo que no sólo nos guste, sino que nos apasione. Otra cosa distinta es que eso mismo lo busquemos como empleado o como empleador, aunque lo que aquí quiero recalcar es que la excelencia, la calidad, siempre surge cuando amamos lo que hacemos con una intensidad superior al resto de nuestras obligaciones.

No existe ningún trabajo en el que todas las tareas que tienes que realizar sean siempre gratas; para conseguir un objetivo final, un proyecto con resultados, hay que hacer muchas cosas diferentes, unas nos pueden gustar más, otras menos, pero si cuando terminamos el proyecto, dando paso a una nueva fase en él o comenzando otro completamente nuevo, no sentimos cierta satisfacción, orgullo personal o una sencilla alegría por haber terminado algo con calidad y lo mejor posible dadas las circunstancias, entonces es que no estamos dedicando nuestra vida laboral a lo que realmente nos apasiona.

En software esto tiene un impacto enorme, aunque no siempre nos damos cuenta de las consecuencias desastrosas que esto tiene para la ejecución con éxito de un proyecto.

Me sorprende a menudo cómo los desarrolladores de software nos complicamos la vida por no dar un paso atrás e identificar aquello que nos impide centrarnos en escribir código de producción y testearlo. Los problemas casi siempre surgen de no montar en entorno adecuado de pruebas que permita testear la nueva funcionalidad que incorporamos con comodidad. El extremo más radical de esto consiste cuando la única posibilidad de probar algo es ¡en el entorno de producción del cliente!. Me temo que sólo mecionarlo se me pone la piel de gallina, aunque lamentablemente lo he vivido y lo he visto en varias ocasiones.

Cuando comienzo un nuevo proyecto, aunque sea sencillamente probar una tecnología que desconozco y con la que comienzo a jugar, lo primero que hago es montar un entorno en el que trabajar con absoluta comodidad: si no lo hacemos así, a los problemas habituales de resolver errores y avanzar en aquello que no conocemos bien le añadiremos los inconvenientes de trabajar con ese entorno incómodo (o lo que es lo mismo, perderemos más tiempo en problemas con el entorno que en crear software útil).

Software quality¿Qué es lo que distingue un buen profesional de una persona que se gana la vida con aquello que le ordenan hacer?. Llevo mucho tiempo preguntándome qué es lo que realmente distingue a alguien por el que las compañías se pelearían en conseguir de aquellos que nada más entregar un currículum, éste va a parar a una enorme y creciente pila. Me temo que queda muy atrás el tiempo en que bastaba con decir tu título o profesión para convertirte en candidato: los paradigmas laborales están cambiando más rápidamente de lo que nos estamos dando cuenta.

No obstante, podemos esbozar un enorme y relevante corolario de logros en nuestra pasada vida laboral, mientras que sólo podemos ser verdaderamente profesionales en aquello que hacemos en el día a día.

Programadores, desarrolladores de software, aquellos en general que trabajan creando nuevas soluciones, sólo pueden prosperar de un modo, ni títulos, ni el soporte de grandes compañías en las que uno ha trabajado y nada de todo esto: somos profesionales cuando somos capaces de realizar un trabajo igualmente profesional.

¿Por qué leer El Libro Negro del Programador?

Adquirir desde:
Amazon (kindle eBook / papel)
CreateSpace (papel)
PayHip (epub / mobi / pdf)

El libro negro del programador.com
Segunda Edición - 2017

Archivo

Trabajo en...